Es nuestro segundo día turisteando por Bilbao con la Bilbao Bizkaia Card. Lo que hicimos en nuestro primer día ya os lo contamos en este post. Es domingo y vamos a aprovechar las horas al máximo. Como tenemos prevista una visita guiada por el Ensanche de Bilbao a partir de las 12 del mediodía hemos decidido dedicar la mañana a subir hasta el Monte Artxanda en el Funicular.

Bilbao, turismo, Bilbao Bizkaia card, Bizkaia, Vizcaya, viajar con niños, Euskadi, Basque Country, País Vasco, Artxanda, Archanda

Funicular de Artxanda en Bilbao. Foto Bilbao.net http://goo.gl/XyF8Ly

La estación se encuentra en un lugar castizo de Bilbao, en la calle Castaños. Así que desde el Guggenheim cruzamos el puente Zubi Zuri y nos acercamos. Está muy cerca del Campo Volantín, entre el Ayuntamiento y la Salve. Allí nos espera el funicular, conocido en la villa como el Funi, un tren cremallera, al estilo de los que recorren los Alpes suizos.

El Funi fue construido en 1915 por una empresa suiza y en sólo tres minutos recorre 770 metros, con una pendiente máxima del 45%.

Es superdivertido y si venís con vuestros hijos fijo que la escala de amor paterno/ materno-filial sube un par de puntos. Poneos un par de medallas!!

Desde arriba veréis Bilbao encajonado entre montes y entenderéis porqué a la villa popularmente se le llama “El Botxo

Bilbao, turismo, Bilbao Bizkaia card, Bizkaia, Vizcaya, viajar con niños, Euskadi, Basque Country, País Vasco, Artxanda, Archanda, guía de viajes, funicular

Bilbao visto desde el Monte Artxanda

Ya de vuelta del Funi nos acercamos a la Oficina de Turismo en la Plaza Circular. Allí hemos quedado con la guía de Walking Tours que nos enseñará el Bilbao del progreso y la vanguardia. Descubriremos  historias como la del Hotel Carlton, sede del Gobierno vasco durante la guerra civil, o la de la Casa Montero, uno de los escasos toques modernistas que tiene la villa fundada por Don Diego López de Haro.

Casa Montero3
Después de 90 minutos de visita llena de imágenes y anécdotas podemos coger el tranvía para acercarnos hasta el Museo Marítimo de la Ría. O darnos un paseo a pie por la calle Licenciado Poza. “Pozas” que le llaman los bilbaínos

Nosotras elegimos lo primero y enseguida nos encontramos con esta estampa. La grúa Karola y un dinosaurio.

Grúa Karola, Museo Marítimo ría de Bilbao, dinosaurios, Bilbao, turismo, Bilbao Bizkaia card, Bizkaia, Vizcaya, viajar con niños, Euskadi, Basque Country, País Vasco, guía de viajes

Gigantes de la edad de hielo,Evolución humana y Dinosaurios. En el Museo Marítimo de Bilbao

Este es uno de nuestros rincones preferidos de Bilbao y coincide que estos días hay una exposición sobre estos gigantes de la edad de hielo.

Pero además del museo, al que podremos entrar con nuestra Bilbao Bizkaia Card, visitaremos la goleta atracada estos días en el muelle. Se trata de Atyla, un barco escuela que estará aquí hasta mayo.

Barco escuela Atyla, Bilbao Bizkaia Card, viajar con niños, Bilbao, Museo Marítimo de la Ría de Bilbao, Bizkaia, Vizcaya, Euskadi, Basque Country, País Vasco, Pays Basque, Euskalerria

Barco Escuela Atyla. Foto La Terraza del Museo Marítimo en Facebook http://goo.gl/2xfXSB

Antes de todo esto y como es hora de comer encontramos un sitio en la Terraza del Museo Marítimo de Bilbao, donde podemos comer una hamburguesa, o un exquisito menú marítimo de lo más variado por 15 euros.

Tienen muy buena cocina por aquí.

Finalizada la visita nos vamos paseando hasta el parque de Doña Casilda, saludamos a los patos del estanque y, suave suave, sin prisas, disfrutando de este soleado día, nos acercamos hasta el Museo de Bellas Artes.

Porque en Bilbao la fama se la lleva el Guggenheim, pero la exposición permanente del Museo de Bellas Artes es de nivel. Y siempre hay exposiciones temporales de calidad y muy atractivas. Las podéis ver aquí.

Bilbao, turismo, Bilbao Bizkaia card, Bizkaia, Vizcaya, viajar con niños, Euskadi, Basque Country, País Vasco, guía de viajes

Museo Bellas Artes de Bilbao

Queda aun tarde por delante y muchos sitios por visitar. Nosotras nos bajamos hasta las Siete Calles en el tranvía y por ahí anduvimos de pintxos y de zuritos, una de esas costumbres tan bilbaínas.

Quedan aún muchas cosas por ver en Bilbao y alrededores, pero para un fin de semana no ha estado mal.

Habrá que volver.

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on Facebook0Email this to someone