Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

Puppy, la escultura floral de Jeff Koons. Foto Xosema http://bit.ly/1Gvc6TG

1.- Puppy es el cachorro gigante de terrier que recibe a los visitantes del Museo Guggenheim de Bilbao, e incluso a los que no les gustan los museos.. Si pusiéramos en fila todas las fotos que turistas, viajeros y vecinos de la villa se han hecho con el cachorro creado por el artista pop Jeff Koons no nos daría ni con toda la Vía Láctea.
Menos mal que el Universo es casi infinito.

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

Puppy Museo Guggenheim Bilbao

2.- Puppy es un cachorro sí, pero de 12 metros de altura y 15 toneladas de peso, que se sostiene sobre un armazón metálico. Un manto de tierra convenientemente abonada y protegida por una tela verde y agujereada cubre la estructura de acero. Unos 40.000 agujeros dan refugio a las flores que lo adornan.

3.- No es fiero, pero impone. Dicen los de Bilbao que el museo Guggenheim es sólo su caseta.

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

Puppy, visto desde las escaleras del Guggenheim Bilbao. Foto de Carlos Reusser Monsalvez
http://goo.gl/XlFNgm

4.- Su creador, el controvertido Jeff Koons, representante del movimientos neo-pop y para algunos heredero de Warhol, estuvo casado un par de años con la estrella del cine porno y ex-diputada del Parlamento europeo, Illona Staller, Cicciolina”  y con ella realizó una serie de pinturas, esculturas y fotografías que llamó “Made in heaven”.

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

“Made in Heaven”. Jeff Koons con Cicciolina

5.- Puppy cambia de vestuario dos veces al año, en mayo y en octubre.  En primavera y verano luce de mil colores, los que le aportan las casi 40.000 flores de begonias, alegrías, lobelias, petunias y claveles.
En invierno y otoño se abriga con pensamientos, una flor que resiste bien al frío y al granizo, y que le hace mostrarse más austero y reflexivo.

6.- El principal enemigo de Puppy y de las plantas que lo cubren son los pulgones, que le atacan sin piedad sobre todo en los días de viento sur.
Su mejor amigo, la imaginación de quienes le conocen y que le inventan vestido de mil maneras, incluso de flores blancas.
¿Flores? ¿O será nieve como la de las películas antiguas?

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

Un manto de flores blancas cubre la escultura de Puppy en el Museo Guggenheim de Bilbao

7.- Cada noche, dentro de la estructura de acero de Puppy, un mecanismo activa el riego y lo mantiene así durante hora y media. Una vez al mes se le aplica abono y sólo cada cuatro o cinco años se cambia la tierra.

8.- Hay una parte de la escultura del Puppy que no tiene flores. Es la papada. Ahí, los veinte jardineros que trabajan en la época de muda colocan hiedra, una planta que crece sin problemas hacia abajo.

9.- Cambiar las flores del Puppy cuesta unos 100.000 euros y se suele tardar diez días.

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

Puppy cambiando su vestuario

10.- La llegada de Puppy a Bilbao, en 1997, causo alguna reticencia y hubo quien dijo en alto que aquello parecía Disneylandia. Hoy se comería sus palabras.
Antes de Bilbao, Puppy  había sido expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo de Sidney.

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

Puppy. Fotografía de @izanzapatero en instagram

11.- En 2013 a Puppy  le salió un pequeño competidor. El Elefante Clemente. Apareció sin más, una mañana, en el exterior del Palacio Euskalduna de Bilbao, y luego supimos que su aparición tenía que ver con la celebración del Festival Iberoamericano de Comunicación Publicitaria, El Sol.
Una marca de tónica, Markham, patrocinadora del  concurso Jóvenes Creativos de esa edición eligió al Elefante Clemente como logotipo y durante esos días quitó cierto protagonismo al Puppy de Koons.

Puppy Museo Guggenheim Bilbao, Jeff Koons, Euskadi, Euskalerria, País Vasco, Pays Basque, arquitectura, escultura, pop art, viajar

El elefante Clemente durante el festival El Sol de 2013

12.- Dijo Jeff Koons sobre su Puppy que lo creó pensando “en la idea de cuidar de alguien, de tener control sobre las cosas”.
“Pero luego el resultado está en las manos de Dios… unas flores van a crecer en un sentido y otras en el contrario… algunas dominarán a las restantes… es como la vida, hay que controlarla para aprovecharla mejor… el Puppy celebra su fertilidad y el caos”.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on Facebook4Email this to someone