La carretera que lleva a Ondarroa es sinuosa y las vistas panorámicas que brinda son de gran belleza. En la desembocadura del río Artibai, en su margen izquierda, sobre un terreno muy accidentado e inclinado, se encuentra la última localidad de Bizkaia antes de entrar en Gipuzkoa: Ondarroa, la mayoría de cuyos vecinos trabajan en aspectos relacionados con el mundo de la pesca y las fábricas conserveras. Su flota pesquera es la más importante de la costa vizcaína y su industria conservera de congelados y salazones tiene una larga tradición.

ondarroa2

Vista de Ondarroa

De su original casco urbano sobresale la silueta de la Iglesia parroquial de Santa María, levantada a finales del s. XV en la roca, sobre enormes piedras sillares. En el exterior el airoso gótico se remata con contrafuertes decorados y una cornisa de crestería con interesantes figuras labradas.

Al lado, se encuentra la vieja puebla medieval, con sus casas de pescadores y algunas casonas nobles. Allí se encuentra la banderiza Torre de Likona, un magnifico ejemplo de la arquitectura militar del s. XV de Bizkaia, que simbolizó el triunfo de este linaje de comerciantes y armadores frente a la nobleza rural de los Yarza. Otros elementos interesantes de Ondarroa son el Puente Viejo, de 1760, dotado de dos arcos ojivales, y la ermita de Nuestra Señora de la Antigua, que preside el puerto.

Justo en el límite entre Bizkaia y Gipuzkoa, pero ya perteneciente al municipio de Mutriku, se llega a la playa de Saturraran, con sus inconfundibles y perfilados peñascos y 300 metros de arena dorada que finalizan en Saturraran Zahar, un bello y singular caserío marítimo del s. XVIII, único en la costa guipuzcoana.

Playa de Saturraran - Mutriku

Playa de Saturraran – Mutriku

Puerto y casas de Mutriku subiendo las laderas

Puerto y casas de Mutriku subiendo las laderas

Mutriku es una villa que ha crecido en las pendientes que rodean su pequeño puerto pesquero, con forma de embudo. El escudo de la localidad muestra cuál era su principal recurso económico: la pesca de la ballena.

En lo alto del pueblo se halla la plaza, rodeada de tres interesantes edificios. Uno de ellos es la Casa Consistorial, una típica construcción del s. XVIII con dos escudos en la fachada. La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de comienzos del s. XIX, comparte plaza con el ayuntamiento. Posee una portada neoclásica con un frontón triangular, grandes columnas dóricas y una amplia escalinata. En la sacristía se guarda un Cristo de la Agonía atribuible a Francisco de Zurbarán. El tercero de los edificios es la Casa Galdona, de finales del s. XVII.

En la plaza hay una estatua dedicada al almirante Churruca, hijo de la villa muerto en la batalla de Trafalgar cuyo palacio es otro de los edificios de interés en Mutriku al igual que la torre de Berriatua, la casa Gaztañeta, del s. XVI, la casa Olazarra, el Palacio de Zabiel, del s. XVI y ahora casa de la Cultura, y el Palacio de Montalibet.