Los enlaces del texto permiten incluir los recursos en tu itinerario de la App Euskadi-Basque Country

Comenzamos nuestro recorrido por la comarca de Lea Artibai en Lekeitio.

Villa medieval fundada en 1325 sobre un núcleo de población primitivo, los primeros datos sobre su ocupación están documentados en la cueva de Lumentza que, con Santimamiñe, es uno de los yacimientos vizcaínos con un espectro cultural más completo, desde el Paleolítico Superior hasta la romanización.

Iglesia Lekeitiojpeg

Iglesia de la Asunción de Santa María en Lekeitio

Los elementos artísticos de mayor interés se centran en la iglesia de la Asunción de Santa María, del siglo XV, uno de los ejemplos más bellos del gótico tardío vasco. En el interior posee un excelente retablo policromado, gótico-flamenco, finalizado en 1514. Asimismo, destaca el colegio de la Compañía de Jesús y el palacio Uriarte, el convento renacentista de Santo Domingo, la torre de Turpin y los palacios de Uribarria, Oxangoiti y Torrezabal.

Baile de la Kaxarranka

Baile de la Kaxarranka

La antigua cofradía de pescadores de San Pedro (XIX) sustituyó a un edificio anterior del siglo XIV. Llama la atención las dimensiones de este edificio, donde se venera la imagen de San Pedro, patrón de los pescadores. Con el inicio del verano y de la campaña de pesca del atún, tiene lugar el baile de Kaxarranka y la Kilinkala. Antiguamente, cada año, al cambiar de mayordomo en la cofradía, se realizaba un curioso ritual en el que se bailaba encima del arca o Kaxarranka -lugar en que se guardaba la documentación de la entidad-, que era sujetada por marineros. En la Kilinkala, la imagen de San Pedro se balancea tres veces hacia el mar, rito que propicia que la pesca sea fructífera.

Siguiendo por el puerto nos encontramos con la ermita de San Juan, del siglo XVIII, que se construyó después de que el anterior templo cayera al mar, por un desprendimiento de terreno. Esta ermita fue lugar de reunión de los cofrades de San Pedro y punto de defensa con puestos de artillería. Se pueden observar aún restos de troneras recientemente descubiertos. Desde este punto, se divisa la isla de Garraitz o San Nicolás, en la que en el siglo XVI se asentó un convento de freilas, orden eclesiástico-militar de la Edad Media. En el siglo XVII, los franciscanos levantaron un convento y una ermita que, tras 33 años, abandonaron por las inclemencias del tiempo y la falta de agua.

Fiesta de los gansos, 8 de septiembre

Fiesta de los gansos, 5 de septiembre

En Lekeitio, villa de gran tradición marinera que incluso fue en otras épocas un importante puerto ballenero, las fiestas se hallan íntimamente ligadas al mar. Entre ellas, destacan los San Antolines (1-8 septiembre), dentro de éstos, el «Día de los Gansos». Cada 5 de septiembre, se ata un ganso muerto en el centro de una larga cuerda en el puerto, los jóvenes del pueblo pasan por debajo de éste en pequeñas embarcaciones y uno de ellos lo captura y sujeta mientras la cuerda es tensada por los arrantzales. De este modo, el participante y el ganso son alzados, hasta que se rompe el cuello del ganso o el participante cae al agua. La espectacularidad del acto y el buen ambiente que se crea hace que sea una fiesta inolvidable.

Desde el puente de Isuntza, que cruza el río Lea para comunicar a Lekeitio con el barrio Likona de Mendexa, se pueden ver los astilleros parados y arruinados y las excepcionales marismas del Lea. Ya en Mendexa una rampa da acceso a Marierrota, antiguo molino de mareas del s. XVI que se utilizó para moler grano y que fue restaurado en el año 2011. En la reconstrucción se recuperó toda la maquinaria de moliendas y cuenta con un suelo transparente que permite ver su funcionamiento. Hoy es un Centro de Interpretación que pretende dar a conocer el patrimonio cultural y natural de la zona. El paseo continua por un camino que recorre la orilla de las marismas y que ofrece la posibilidad de disfrutar de la vida que en ella habita: peces, aves, anfibios,…

Una propuesta muy atractiva es pasear hasta el faro y la ermita de Santa Catalina. Esta construcción es del siglo XIV y, en su día, se convirtió en punto de defensa con puestos de cañones. El faro continúa en funcionamiento y es actualmente un Centro de Interpretación de la Tecnología de la Navegación que puede ser visitado. En el acantilado se encuentra la cueva de Santa Catalina, que alberga restos prehistóricos de recolectores de moluscos. Desde allí, podemos ascender al monte Otoio, donde se disfruta del majestuoso acantilado y de una magnífica vista de la playa Ogella de Ispaster.

Los enlaces del texto permiten incluir los recursos en tu itinerario de la App Euskadi-Basque Country

euskadi-basque-country-Lekeitio

Vista panoramica de la villa de Lekeitio