exposicion

Las obras de Yoko Ono que se pueden ver en esta exposición en Bilbao muestran  sus creencias: el poder de la imaginación, su compromiso político, el papel de la mujer en la sociedad y sobre todo su sentido del humor y del absurdo. Estamos hablando de Half-A-Wind Show. Retrospectiva

Así pasa por ejemplo en su composición «Pintura de techo» (Ceiling Painting), una obra de los años 60 en la que invita al espectador a trepar por una escalera y observar por la lupa que cuelga de una cadena una palabra: «YES».

Que por cierto, fue como conoció a John Lennon , quien conmovido por la positividad que transmitía el mensaje visto tras la lupa solicitó que le presentaran a la artista.

Pintura de techo

La exposición que se puede ver en el Guggenheim desde el 14 de marzo hasta el 1 de setiembre reúne cerca de 200 obras reunidas en la tercera planta del museo que, configuran más de cinco décadas de creatividad de Yoko Ono. La palabra «Participa» colocada junto a algunas de sus obras es una invitación directa a interactuar con su obra.
Ocurre en el «Teléfono en el laberinto» (Telephone in maze), una encrucijada de plexiglas que lleva hasta un teléfono al que la propia artista llamará de vez en cuando dando lugar a inesperadas experiencias.

O con «Moviendo montañas«, en una nueva versión expresamente creada para esta exposición, en la que se invita al público a meterse bajo una especie de tienda de campaña sin montar para crear sus propias esculturas móviles, mientras suena una de sus canciones.

Y con «Tócame«, diferentes cajas con las distintas partes del cuerpo. Uno debe primero mojarse las manos y tocar, pensar de quien se trata. Es mujer, hombre, estará muerta-o? ¿viva-o?

Tocame

Además se puede ver «Traseros», el vídeo  que muestras leves movimientos de un culo. Tal cual.

traseros

O «La Mosca» (Fly) en la que se muestra un primer plano del insecto paseándose sobre el cuerpo desnudo e inmóvil de una mujer y en la que descubrimos extraños y singulares paisajes corporales desde la perspectiva de una mosca.

mosca

Pionera de las perfomances, la exposición muestra algunas de ellas, como la titulada Pieza cielo para Jesucristo, representada en el auditorio del Guggenheim el miércoles 13 de enero y en la que los miembros de una orquesta son envueltos en vendas mientras interpretan una obra hasta que les resulta imposible seguir tocando.

©Peter.Moore.9.25.65.D1.Ono

A nosotras nos encantó la exposición. Y aún más cuando la propia Yoko Ono contó en la rueda de prensa de presentación cuánto le había impactado el Museo Guggenheim. Había oído hablar mucho de él, pero como artista rebelde que es nunca acabó de creérselo.

Pero fue llegar a Bilbao y decir:

«No creo que haya otro museo que te haga sentir esta sensación que he sentido. Todo parece diferente aquí. Cada pared desprende calor y nos da la bienvenida. Es como si te abriesen las puertas, eso es algo que vi perfectamente. No es como el de Nueva York que sólo muestra el ego del arquitecto».

No sabemos que le parecerá a Frank Gehry, pero a las de Bilbao y cercanías nos emocionó. Así que sólo decir: «Te queremos Yoko Ono«.

yoko ono

Y que si os dais una vuelta por Bilbao, de aquí a setiembre veréis por cualquier calle carteles elegidos por la artista japonesa que dicen «Sueña» (Dream), «Vuela» (Fly), «Imagina» (Imagine). Como éste.

Fly