La carolina es el pastel bilbaíno por excelencia (con permiso del pastel de arroz), y el primero que desaparece en las bandejas de pasteles que ponen punto final a las celebraciones familiares. Que levante la mano el bilbaíno o bilbaína que de niño no se haya pringado de su merengue de dos colores, o el que no haya dejado de nuevo en la bandeja la canastilla de hojaldre sobre la que se asienta la crema porque ya no podía más.

Carolina de Martina Zuricalday http://on.fb.me/1z3kjjg

Carolina de Martina Zuricalday http://on.fb.me/1z3kjjg

Cuenta la leyenda que su creador fue un pastelero de las 7 calles de principios del siglo XX, aunque nada se sabe de su nombre.

La hija del artesano adoraba el merengue así que el hombre ideó el pastel para hacer más sencilla la tarea de comer la dulce crema y el día de su cumpleaños le sorprendió con su nueva y colorida creación. Y claro está, decidió bautizar el pastel con el nombre de su niña: Carolina.

Sea cierta o no la leyenda, ocurrió que el pastel se popularizó en toda Bizkaia y fue tal el éxito que no había celebración ni fiesta infantil que se preciara que no contara  con la preciada carolina. Y así hasta hoy que incluso podemos encontrar carolinos…

Carolina infantil de Martina Zuricalday  http://on.fb.me/1z3kjjg

Carolina infantil de Martina Zuricalday http://on.fb.me/1z3kjjg

… y ¡cómo no! carolinas rojiblancas para festejar los éxitos de nuestro Athletic.

La carolina y el Athletic, dos emblemas de Bilbao

La carolina y el Athletic, dos emblemas de Bilbao

La carolina está hecha de merengue pintado de chocolate y huevo y sobre una base de hojaldre relleno con una masa de coco unas veces o de crema pastelera, otras.

Ingredientes de la carolina

Ingredientes de la carolina

Tan representativa es la carolina de la ciudad de Bilbao que llegó a ser la imagen de una edición de sus carnavales. Eso sí con bigote añadido.

Cartel de Carnavales de Bilbao

Cartel de Carnavales de Bilbao

Así que si vienes a Bilbao ni se te ocurra marcharte sin probar la dulce carolina. Y si ya estuviste y ni te fijaste porque nadie te había contado esta historia … entonces tienes que volver.