Los enlaces del texto permiten incluir los recursos en tu itinerario de la App Euskadi-Basque Country

La villa de Gernika, está situada en una llanura por donde discurre el río Oca que, en su amplia desembocadura en el azul mar, forma la llamada Ría de Mundaka. Gernika abriga los símbolos más representativos de la provincia: el Árbol y la Casa de Juntas, donde celebraban y siguen celebrando sus asambleas las Juntas Generales del Señorío de Bizkaia.

La historia nos dice que había en la vieja parroquia de Lumo un paraje denominado Gernika Zarra, en el que enraizaba un robledal, y que en sus proximidades se alzaba la Iglesia Juradera de Nuestra Señora Santa María La Antigua. Con el paso del tiempo, Gernika y Lumo se unificaron para formar la villa de Gernika, fundada en el año 1366. Tras sucesivos avatares históricos, la villa fue bombardeada por el General Franco durante la guerra civil de 1936 y fue completamente destruida, inmortalizado por Picasso en su impresionante pintura mural «Guernica». Hoy es una villa floreciente y próspera, que irradia su influencia sobre toda la comarca.

Casa de Juntas de Gernika - Templete Árbol viejo

Casa de Juntas de Gernika – Templete Árbol viejo

La primera visita obligada nos lleva al espacio formado por la Casa de Juntas de Gernika y su Iglesia Juradera, en forma de anfiteatro, lugar donde se reúnen las Juntas Generales de Bizkaia. Junto a ella, el Árbol y el templete donde se conserva el tronco del Árbol Viejo, ancestro del actual. El edificio, de estilo puramente neoclásico, se construyó entre 1826 y 1833 bajo la dirección del arquitecto Antonio de Etxebarria. Hasta la fecha, las juntas se celebraban en la ermita de Santa María de la Antigua, pero posteriormente fue demolida para acometer la construcción del nuevo edificio, tomando como referencia la primitiva iglesia. La Casa de Juntas alberga también un pequeño museo, y aquí se conserva un ejemplar del Fuero Viejo y diversos documentos históricos, así como el original del Gernikako Arbola compuesto por Iparragirre.

Formando una unidad armoniosa con este espacio, está situado en su parte trasera el Parque de los Pueblos de Europa, con estanque, caminos y zonas verdes, donde se pueden contemplar dos impresionantes esculturas de los afamados escultores Eduardo Chillida y Henry Moore. Pegado al parque se encuentra el Palacio de Alegría, reconstruido en el siglo XVIII sobre el antiguo solar, sede del Museo de Euskal Herria.

Gernika está dotada de magníficos restaurantes donde se puede degustar una amplia variedad de platos de la cocina vasca. De hecho, es una de las comarcas agrícolas más ricas de Bizkaia, famosa por la calidad de sus productos. Todos los lunes del año se celebra mercado, que tiene un carácter especial el primer sábado de cada mes de junio a sep­tiem­bre. Durante el mes de octubre, el primer lunes hay feria extraordinaria de ganado, y el último lunes de ese mismo mes se celebra el «Lunes de Gernika«, probablemente el mercado agrícola más afamado y concurrido de toda Bizkaia.

Una de las salas del Museo de la Paz

Una de las salas del Museo de la Paz

Ya en Gernika resulta muy instructivo hacer una visita al Museo de la Paz, situado enfrente del ayuntamiento en la plaza de los fueros y dedicado a la cultura de la paz y los derechos humanos. Este espacio atractivo y dinámico es un escenario que no aspira a imponer verdades absolutas, sino que invita a cuestionarse y a dialogar sobre la paz. El lema del museo afirma que se trata de un museo para el recuerdo, un museo para el futuro.

Otra visita de interés en la villa de Gernika es al fronton Jai Alai, uno de los tres frontones más importantes de Euskadi en Cesta Punta, probablemente la más espectacular  de todas las modalidades de pelota vasca. Aquí, donde se preparan los pelotaris del futuro, el público tiene la opción de recibir unas nociones básicas de este popular juego. Todos los lunes se organizan festivales o eventos.

Los enlaces del texto permiten incluir los recursos en tu itinerario de la App Euskadi-Basque Country