Taza de caldo. Concurso de caldos del Casco Viejo de Bilbao. El bar Iru Anai elegido rey de la cuchara. País Vasco, Basque Country, Pays Basque, Euskadi, Euskalerria.

Taza de Caldo en un frío y húmedo día del invierno vasco. Foto José Gordejuela en instagram

En estos días grises y lluviosos que nos trae el invierno vasco, tomar una buena taza de caldo nos reconforta. Sube el termómetro y por un momento desaparece ese sirimiri que se nos pega a la ropa y al alma.

Dicen los bilbaínos que el mejor caldo de la villa se toma en el Iru Anai de Iturribide.  Y debe ser cierto, porque durante dos años consecutivos, este 2015 y el anterior, este bar del Casco Viejo se ha proclamado «Rey de la Cuchara» según la puntuación obtenida después de que 2.500 clientes opinaran. Y opinaron, ya lo creo que sí, dándole un 9,5 sobre 10. Ahí es nada.

Restaurante Iru Anai, en la calle Iturribide de Bilbao, ganador del concurso de Caldos y Rey de la Cuchara. País Vasco, Basque Country, Pays Basque, Euskadi, Euskalerria. turismo

Restaurante Iru Anai en la calle Iturribide de Bilbao

«El Rey de la cuchara» es el cocinero y copropietario del local, Manu López y el galardón recibido es precisamente la cuchara de madera de toda la vida, imprescindible para remover un caldo como Dios manda.

El cocinero del Iru Anai probando de su propia medicina. Restaurante Iru Anai, en la calle Iturribide de Bilbao, ganador del concurso de Caldos y Rey de la Cuchara. País Vasco, Basque Country, Pays Basque, Euskadi, Euskalerria. turismo

El cocinero del Iru Anai, Rey de la Cuchara, probando de su propia medicina frente al galardón

La receta del caldo ganador tiene más de 50 años y cuenta el cocinero del Iru Anai que la aprendió de sus padres, aunque le ha dado su toque personal y un punto innovador.

Manu cuece verduras (apio, puerro y zanahoria) y luego añade garbanzos, gallina, zancarrón y hueso de cañada. Hora y media después, toda la sustancia se acumula en la olla y aquello es el bing bang, una explosión de fragancias.

Entonces cuela los vegetales por un chino y añade al caldo la crema resultante, consiguiendo así un toque más exquisito y un sabor más compacto. Delicioso!!!