Después de varios post bordeando la costa vasca resulta difícil abandonar el agua por lo que damos el salto a las playas y a la naturaleza del embalse de Ulibarri-Gamboa en Alava.

El embalse de Ullibarri Gamboa es el más grande de Euskadi. Además de abastecer de agua a Vitoria y a Bilbao y regular el caudal del río Zadorra, da vida a un entorno que ha aprovechado en su beneficio los cambios que la mano del hombre ha introducido en el paisaje. Es un humedal de altísimo valor ambiental con una gran biodiversidad; bosques de robles y quejigos, vegetación de ribera jalonando arroyos y ríos, ambientes acuáticos con amplias láminas de agua, tierras de cultivo, aves, anfibios e invertebrados que conviven en tranquila armonía con los miles de visitantes que se acercan a disfrutar de este espacio que cuenta con 3 parques y una ruta perimetral de cerca de 45 kilómetros.

ullibarri

El punto de comienzo y final del recorrido es la Oficina de Información del Parque de Garaio donde existe la posibilidad de alquilar bicicletas de montaña, una de las mejores opciones para recorrer todo el perímetro del embalse o por lo menos una buena parte. Para el último tramo se requiere estar en buenas condiciones físicas y un cierto nivel de entrenamiento.

El Parque de Garaio, está ubicado en los aledaños de lo que fue el viejo pueblo de Garaio que a finales los años 50 del s. XIX se vio parcialmente inundado por las aguas del embalse quedando dividido en dos. Por un lado quedaron las casas y al otro las tierras de cultivo y zonas de pasto del ganado. Sus aproximadamente 50 habitantes emigraron a los pueblos del entorno o a Vitoria-Gasteiz y hoy solo queda en pie un único caserío, las ruinas de algunas viviendas y los restos de la iglesia del pueblo cuyas obras habían sido costeadas con la venta de una lámpara de plata traída de las Indias por Francisco Ruiz de Larrea. Todos los veranos, los antiguos habitantes de Garaio y descendientes celebran una fiesta en el parque de Garaio recordando su antiguo pueblo.

El Parque cuenta con áreas acondicionadas que permiten disfrutar con comodidad de la naturaleza. 2.600 metros de zonas de baño invitan en los calores del verano a darse un buen chapuzón en unas aguas que semanalmente son controladas para garantizar la calidad de las mismas. Los aficionados a la fotografía encontrarán en Garaio múltiples motivos para fotografiar: enclaves y paisajes únicos, orquídeas, plantas acuáticas, mariposas y aves, muchas aves.

Seguimos el Itinerario Verde del embalse desde el parque de Garaio hacía nuestro siguiente destino: el Parque Ornitológico de Mendixur. En menos de 3 kilómetros de recorrido, antes de llegar al dique de Urizar está señalado el desvío que nos llevará a Mendixur.

Más de 70 ha de extensión declaradas Humedal Ramsar de Importancia Internacional guardan al principal exponente del parque: las aves. Y es que Mendixur es todo un paraíso tanto para los aficionados a la observación y contacto con las aves como para aquellos que deseen iniciarse en su identificación y diferenciación, conocer sus hábitos o simplemente disfrutar con su contemplación.

txatxangorriEl recorrido continua y cruza lo que fueron las calles de Urizar, hoy caminos de parcelaria, hasta llegar a Azua, uno de los 9 pueblos que formaban el antiguo municipio de Gamboa y del que hoy solo queda la iglesia en ruinas en lo alto de una colina con una casa a sus pies. Muy cerca está Nanclares de Gamboa y toca atravesar el río Zadorra por una pasarela de madera y aluminio de unos 250 metros.

Nos acercamos ya a Ullibarri-Gamboa, pueblo que da su nombre al embalse. Aquí está la Iglesia de San Andrés, fechada entre los siglos XV y XVI,  y la única de todo el pantano que todavía permanece en culto. Lo atravesaremos para tomar un bidegorri que nos llevará al Club Náutico de Vitoria desde donde tenemos ya una preciosa imagen del pantano y el pueblo de Landa, siguiente destino.

En el paisaje se alternan verdes y extensos prados con bosquecillos de pinos de los que se agradece la sombra en un día de calor. El Parque de Landa ocupa 40 hectáreas del terreno a orillas del embalse, y como Garaio dispone de zonas acondicionadas para el baño con todo tipo de servicios. De hecho a Landa es considerada la “playa de Vitoria”. El fondo del pantano tiene piedra y gravilla, genial para aquellos a quienes da reparo el fango y las algas.

bikeQuienes decidan continuar se encontraran un terreno mas abrupto con fuertes pendientes que obligan en mas de una ocasión a bajarse de la bicicleta. Se puede regresar al punto de partida dando aquí la vuelta. Es recomendable informarse en Garaio sobre la ruta y  pedir un mapa de la zona.