Al principio todo era oscuridad. Y la diosa Ama Lur (Tierra) otorgó a los hombres a sus dos hijas Eguzki (el sol) e Ilargi (la luna). Para que pudieran defenderse de los terribles genios que poblaban el antiguo planeta.

Foto de Jabier Artaraz  https://www.flickr.com/photos/bertanyaseo/14140613611/in/photolist-nxykLX-5WHTr8-2SNJY1

Foto de Jabier Artaraz https://www.flickr.com/photos/bertanyaseo/14140613611/in/photolist-nxykLX-5WHTr8-2SNJY1

Porque los hombres seguían temiendo a la noche que se llenaba de lamias, galtzagorris y otros duendes maléficos que provocaban tempestades y rayos, traían enfermedad y se llevaban a los más pequeños.

Aún así, seguían temiendo las noches sin luna. Creían que era el momento en que las fuerzas maléficas que poblaban el mundo aprovechaban para robarles la vida. Y Ama Lur concedió a los hombres Eguzkilore.

 Foto Oscar Peña http://500px.com/photo/27969049


Foto Oscar Peña http://500px.com/photo/27969049

Aunque hay leyendas universales en torno a esta flor, las que se cuentan en el país de los vascos dicen que la diosa Tierra les dijo a los hombres:

“Crearé para vosotros una flor tan hermosa que al verla los seres de la noche creerán que es el propio sol”

Entonces los hombres decidieron poner la flor del sol, Eguzkilore, en las entradas de sus casas, y ocurría que cuando un maligno genio llegaba a la puerta  debía pararse para contar cada una de las hojillas o pelos de la flor. Y así, contando contando, llegaba el amanecer y debía marcharse.

Foto Embajador de la huerta http://instagram.com/embajadahuerta

Foto Embajador de la huerta http://instagram.com/embajadahuerta

Lo mismo ocurría con las malvadas lamias, que iban a las moradas de los hombres cuando llegaba la negrura de la noche, para llevarse a los niños. Pero antes de entrar debían contar los pétalos del Eguzkilore. Y es sabido que las lamias no eran muy listas con los números ni a la hora de contar, y para cuando llegaba el sol aún no sabían la respuesta.

Anboto Foto Jabi Artaraz http://bit.ly/1oWXpSO

Anboto Foto Jabi Artaraz http://bit.ly/1oWXpSO

El nombre genérico del eguzkilore es carlina angélica y según leyendas de otros lugares fueron los ángeles quienes mostraron a Carlo Magno la flor para que la empleara contra la peste.

Y lo cierto es que la planta tiene propiedades antibióticas y el aceite que se destila de su raíz además de un olor agradable contiene algunos elementos que se utilizan en herboristería para el tratamiento de eccemas y acnés.

Hoy en día, y más allá de la leyenda, la flor Eguzkilore está en peligro de extinción y si vemos alguna en el monte lo mejor será limitarnos a fotografiarla.

Porque donde mejor está Eguzkilore es en el monte. Loreak mendian

loreak mendian

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on Facebook329Email this to someone