Casa Montero3

Un paseo hasta el Guggenheim

Pasear por la Alameda de Rekalde, en el tramo que va desde la Plaza Moyúa al Guggenheim supone también un viaje en el tiempo que nos traslada a los inicios del siglo XX. Es un momento de transición en la villa, de ciudad comercial a otra más industrial, que se extiende en lo que vino a llamarse el Ensanche y con la ría como elemento vertebrador. Y ahí mismo, en el número 34, nos encontramos con la Casa Montero, un edificio de viviendas que nos recuerda al arquitecto reusenc Antonio Gaudi.

Fue uno de sus discípulos, Luis Aladrén, de origen zaragozano y enamorado de Donostia y Bilbao, quien se encargó de su diseño. Pero la enfermedad y la muerte le pudieron y no vio acabado el edificio. Un labortano, Jean Baptiste Darroguy, también discípulo del arquitecto modernista recibió el encargo de continuar la obra.

Al vasco francés es fácil reconocerle también como discípulo de Gaudí en el tallado de las balconadas y la decoración basada en motivos vegetales…

balcon casa  Montero

… o en las bellas líneas ondulantes, como de látigo, que aparecen en los trabajos en hierro de barandillas y escaleras…

Foto de Jean Pierre Dalbera https://www.flickr.com/photos/dalbera/3450484009/

Foto de Jean Pierre Dalbera https://www.flickr.com/photos/dalbera/3450484009/

… o en la puertas de acceso.

herrajes casa Montero

La Casa Montero es un edificio de viviendas, aunque también hay oficinas de abogados y notarios, con sótano, planta baja, cinco alturas y azotea con buhardillas. Calificado como Bien Cultural en la categoría de Monumento por el Gobierno vasco recibe el nombre por su promotor, Pedro Montero, un personaje de la emergente burguesía de aquel momento.

Estábamos a punto de tocar alguno de los timbres para acceder al interior, cuando un amable vecino nos abrió.

timbre exterior casa montero

Y ya dentro nos encontramos esta maravilla de portal.

interior portal casa montero

empezamos a subir las escaleras y nos recreamos en sus vidrieras.

vidriera 1 casa montero

O en los delicados timbres de sus puertas.

timbre casa montero

La Casa Montero, también llamada Casa Gaudí, es el único edificio de Bilbao que se puede calificar de modernista, a decir de los expertos más puristas. A excepción de la fachada del teatro Campos Elíseos, que hoy no visitamos porque está algo a desmano. Otro día hablaremos de él.

Dejamos atrás la bella Casa Montero y continuamos nuestro paseo por la Alameda de Rekalde hacia el Guggenheim, haciendo una parada en la Sala Rekalde. Hoy, entre quienes exponen está el artista santurtziarra Jesús Pastor. Aquí «La doble hélice» Relato personal del descubrimiento del ADN a partir de pequeños círculos que conforman una partitura. Un artista inquieto, sin duda.

música casa montero

Seguimos nuestro recorrido retratando bellos edificios que vemos en las calles adyacentes

edificio azul

Y hacemos una paradita en una de nuestras tiendas preferidas. Pequeña y coqueta

Quesos Casa Montero

Que ofrece una selección de deliciosos quesos de todo el mundo. Con lo queseras que somos…

Quesos Casa Montero

Pasamos por El Charro Loco. Un restaurante de comida mexicana muy recomendable y donde saben cómo preparar unas margaritas. Cuenta la leyenda sobre el origen de este coctel que un barman mexicano estaba enamorado de una actriz estadounidense. El tequila era el único licor que su cuerpo toleraba, pero ella
detestaba tomarlo puro. El barman, en su afán de conquistarla, hizo este
exquisito cocktail.

el charro loco

Y por el restaurante Porrue que recibe a sus clientes con este bodegón

porrue

Nos vamos acercando al Puente de La Salve que se erige sobre la ría del Nervión. Se le conoce así porque dicen que cuando llegaban los barcos, y a esa altura ya veían a la Virgen de Begoña, patrona de Bilbao, los marineros le cantaban la Salve.

El pórtico rojo es idea del artista francés Daniel Buren, ganador de un concurso puesto en marcha por el Museo Guggenhein en su décimo aniversario para integrar puente y museo. Su nombre oficial es Puente Príncipes de España, pero seguramente si preguntas por Bilbao nadie sabrá de esta denominación.

puente la salve

Y llegadas a este punto, enseguida a la izquierda nos reciben Puppy, la Torre Iberdrola y el Guggenheim.

casi llegando al guggenheim

Terminamos nuestro paseo en esta mañana soleada en el chaflán de este edificio contruído en los años 20 y por el que se descolgaba James Bond, interpretado por Pierce Brosnan, en la película «El mundo nunca es suficiente». Aquellos días de rodaje, Bilbao lo vivió con muchos nervios, con emoción. Y todo por un par de escenas que no pasarán a la Historia del cine, pero que para cualquier bilbaíno resultarán inolvidables. Pregunta a cualquiera aquello de ¿qué hacías tú el día que James Bond llegó a Bilbao? y seguro que te cuentan alguna anécdota, porque hubo para todo.

Nosotras lo seguimos en directo y sin perder detalle… pero él no se dio cuenta. Si llega a vernos igual todavía seguiría por Bilbao tomando txikitos y fardando de lo bonita que es nuestra ciudad.

James Bond

Aquí termina nuestro paseo. Ahora nos vamos de pintxos por Bilbao. ¡Hay tanto donde elegir!

PINTXOSLEDESMA